Mi vida dió un giro inesperado una tarde de sábado del año 2012.

En aquel año, ejercía por cuenta propia la profesión de abogado, llevando temas de accidenes de tráfico, laborales y del turno de oficio, en toda su extensión.

También vivía con mi pareja, un pilar importante en mi vida que siempre me ha apoyado en todas mis proyectos y también con dos gatos preciosos,¿he dicho preciosos?, bueno, quería decir, super bonicos, buenos, guapos y preciosos, ambos rescatados de la calle. (Tico de rasgos siameses, de 10 años y Raspi de color negro, que actualmente tiene casi 19 años).

El sábado 31 de marzo del año 2012 me fui desde Murcia hasta una pedanía de Cartagena, para realizar el turno de limpieza y de paseo, como voluntaria de una protectora pequeñita de animales.

Para mí, el día que iba a la protectora, era mi día de relax, y también mi HAPPY DAY. Aún recuerdo las caritas de esos preciosos perretes, como Papi de color marrón chocolate, Mami de color negro, Vera mestiza de pastor alemán, Almi un mestizo buenísimo, entre otros bichetes preciosos..). Todos ellos, gracias a mis queridísimas Candela y Cristina iban a tener una segunda oportundidad, ya que todos ellos, habían sido abandonados por sus propietarios y ellas, los habían acogido en su pequeña protectora, que carecía de subvención alguna y cuyos gastos de comida, veterinario y transporte corría por cuenta de su dinero privado.

Cuando acabé mi turno de paseo y de limpieza me fui a casa, casi una hora después de trayecto en coche, llegué a casa y me disponía a ducharme, cuando me llamó mi chico por teléfono para decirme lo lo siguiente:

“cariño, acabo de encontrarme un perro grande en la autovía, he visto como lo ha atropellado un coche, voy conduciendo y no sé si podré parar, ¿qué hago?, no puedo dejar el perro ahí, que muera requete atropellado, bueno .. te dejo, voy a parar, después te llamo…”

Mi pareja me llamó de nuevo por tlf, para decirme, lo siguiente:
” ya lo tengo, bueno la tengo es hembra y está dolorida y herida, voy a ver como la subo al coche, es una pastora alemana…”.

Inmediatamente, la bauticé, antes de verla, le puse nombre, pensé- se llamará Tania- y así se lo dije a mi pareja por tlf. Lo de bautizar a animales es algo que hago de forma automática, considero que no son simples objetos y que tienen derecho a tener un nombre, que los identifique y que les de un valor más que el de ser un simple chucho u objeto, ya que considero que los animales son seres vivos, seres sintientes, con capacidad para experimentar dolor, tristeza, alegría.

Cuando Tania y mi chico, llegaron a casa, la pobre estaba muerta de miedo, infectada de garrapatas, con una almohadilla de la patita delantera completamente arrancada por el arrastre con el asfalto, tras haber sido golpeada por un coche en plena autovía y haberla lanzado durante varios metros. Además no podía vaciar su vejiga, debido a la inflamación interna, que tenía debido al fuerte impacto que recibió en la cadera y en los órganos internos de alrededor.

Tampoco tenía aspecto de haber llevado muy buena vida, ya que tenía las mamas, con aspecto de haber tenido cachorros camada tras camada.

Ni que decir tiene, que la llevamos al veterinario Isidoro de la clínica El Mapache en Los Belones – Murcia. Isidoro se portó genial con Tania, la reconoció con un cariño y con una empatía y profesionalidad tremenda.

Tania no llevaba microchip y en la zona donde se encontró, no había casas, había sido abandonada en plena autovía, aún así, preguntamos días después en la gasolinera más cercana al lugar del accidente, pero no apareció el responsable de tal cruel abandono y maltrato. Lástima, porque me hubiera encantado, en ese momento, haber denunciado por la vía penal, al responsable de haber abandonado a Tania en plena autovía.

Estando en el veterinario, recuerdo que pensé:

¡Cómo me enteré quién es el responsable de su maltrato y abandono, lo voy a llevar al juzgado, sin dudarlo, para eso soy abogada¡.

Ahí, justo en ese momento, se produjo el click, que provocaría un importante cambio profesional y personal, en mi vida.

Tania, mi pareja y yo, fuimos a la protectora de Cartagena de la que yo era voluntaria por aquel entonces, ya que nos iban a hacer el favor de acogerla. Los tres nos desplazamos de Murcia a Cartagena, si bien llegamos hasta la puerta de la protectora de animales, le dimos las gracias a Candela y le dijimos que Tania ya tenía casa, ¡ la nuestra ¡, lo pensamos así, de repente, ya que no pudimos dejarla en la protectora, se nos partía el alma, de dejarla allí, estando aún lesionada y necesitando medicación diaria, cada doce horas.

Tania es muy lista, nos “compró” emocionalmente hablando, ya que compró nuestro amor y desde entonces, Tania y yo estamos enamoradas, la una de la otra, se porta genial con personas, perros y gatos, en fin, que en cuestión de un momento, ampliamos la familia, con una perrita de más de 30 kgs, rota por dentro, llena de dolor y de sufrimiento pero con mucho amor por dar y por recibir.

A raíz del caso Tania, lo tuve claro, solo quería ser abogada de casos de animales. Por aquél entonces, llevaba años colaborando con protectoras de animales de Murcia, asesorando y dando consejillos, pero en ese instante, era el momento de dar un paso más, de dedicarme solo a DEFENDER A LOS ANIMALES, de ser abogada en exclusiva de DERECHO ANIMAL.

Poco después fundé DEANIMALS como único despacho especializado en derecho animal en la Región de Murcia, siendo además uno de los despachos pioneros en España, con dedicación en exclusiva al derecho animal. En DEANIMALS mi equipo y yo, durante los años de 2012 hasta febrero de 2019 nos dedicamos tanto a la actuación jurídica a nivel profesional como letrados, como a la formación en esta área tan novedosa del derecho.

Dos meses después de haber rescatado a mi bellísima Tania, tuve mi primer caso judicial por delito de maltrato animal, conseguí mi primera “orden judicial” (medida cautelar penal por delito de maltrato animal) para rescatar a una yegua, a la que bautizo mi amiga Marien, veterinaria de la Clínica El Pantano de Murcia, como Nancy.

Próximamente os contaré con todos los detalles, como actúe y como puedes actuar tú, ante un caso similar, estoy segura que entre todos, lo conseguiremos, acabaremos con el maltrato animal en España.

Si te gusta este artículo, comparte y dale al me gusta, 😉

Raquel López Teruel

Pin It on Pinterest